México 3 vs Uruguay 1

uru

Por Alina Escobedo

Debut del TRI en la Copa América Centenario. Prueba de nivel para el proyecto de Juan Carlos Osorio a cargo de la Selección. Y, si bien fue un partido sufrido, -muy sufrido-, México logró imponerse ante la aguerrida Uruguay.

Fue el primer partido de la Copa América que estuvo a la altura de la competencia. Más allá del tremendo error de la organización al poner el himno chileno en lugar del uruguayo, el partido fue lo que uno espera de un torneo de esta categoría. Buen futbol a ratos, intensidad, entrega, lucha y deseos de llevarse los tres puntos.

Osorio salió con un once en el que daba entrada a 4 centrales naturales, siendo Reyes habilitado como contención, mientras que Araujo, Márquez y Moreno jugaban en la defensa. Layún y Aquino como laterales volantes, Corona con libertad al frente, detrás de Chicharito, mientras que Herrera y Guardado completaban la media cancha,

El primer tiempo de México fue magnífico. Apenas transcurría el cuarto minuto del partido, cuando cayó el primero de México. Un centro de Guardado por izquierda techó a Hernández, Herrera intenta rematar, pero Pereyra es quien empuja el balón a su propia puerta. Uruguay buscaba reponerse del gol, pero no encontraba la manera de inquietar a un equipo mexicano que fue amo y señor de las acciones. Faltó más claridad al frente, por lo que el gol parecía poco para el trámite del partido. Las cosas se complicarían más para Uruguay con la expulsión por doble amarilla de Vecino. Mejor escenario no podía pedir el TRI para el segundo tiempo.

Pero Uruguay tiene esa garra que le es tan característica. Nunca se les puede dar por vencidos. Y la Celeste del segundo tiempo fue otra. Apretaron a México, lo ahogaron y parecía que seguían los 11 uruguayos en la cancha. Generaron múltiples ocasiones para empatar, pero la mala puntería y un acetado Talavera lo evitaron.

El nervio se apoderó del TRI y Guardado se fue expulsado. De esa jugada derivaría el gol del empate. Falta botada por Carlos Sánchez y cabezazo de Godín para dejar sin posibilidades a Talavera. Parecía que Uruguay tenía el momento de las acciones, pero entonces los revulsivos de Osorio tuvieron efecto.

Lozano entró por Aquino y su presencia fue una revolución para el ataque mexicano. Sus internadas por la banda izquierda fueron de desequilibrio y generaron constante peligro. México lograba inquietar y el partido se emparejaba. Entonces llegó Rafa Márquez. El capitán aprovechó un rebote en un tiro de esquina y su potente disparo valió para el segundo y dar ventaja al TRI.

Uruguay se fue con todo al frente y eso lo aprovechó México. Una vez más, Lozano y sus internadas abrieron la puerta del gol. Ahora fue Herrera quien anotó a puerta vacía y selló así un triunfo trabajado y sufrido. En un torneo corteo, empezar ganando ante el rival más duro, encamina la calificación a la siguiente ronda.

Hay espacio para la mejora. El manejo del partido cuándo Uruguay tenía diez hombres fue deficiente y el equipo careció de mayor proyección ofensiva en momentos en los que debía ahogar la rebelión uruguaya. Pero si algo hay que destacar, es que este TRI de Osorio tiene las ideas claras y que será un rival para tomar en serio en este torneo.