La educación pública de calidad, principal demanda social: Juan Diaz

DIAZ

CDMX, (Notifax).- En este siglo, una educación pública de calidad es cada vez más la principal demanda social de una sociedad y un gobierno democrático, afirmó ante el presidente Enrique Peña Nieto, el secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE),Juan Díaz de la Torre. Con motivo del Día del Maestro.

En la Residencia Oficial de Los Pinos, el líder magisterial señaló que los  padres y las madres de familia consideran su mayor patrimonio social a la escuela pública.

Millones de ellos, todos los días, confían a los maestros y maestras la preparación de sus hijas e hijos para potenciar su desarrollo como personas y, por supuesto, para la vida laboral, recalcó.

Destacó que los  políticos y los gobernantes ven a la educación como la política pública necesaria para enfrentar exitosa y creativamente dos grandes retos:

Primero. Superar la pobreza y la marginalidad en la que viven los sectores sociales más vulnerables; y, por ende, considerar a la educación como el camino pertinente para el crecimiento económico, la transformación productiva y la innovación tecnológica.

Estamos viviendo, todos los días somos parte de ello, un nuevo paradigma social y productivo: la sociedad del conocimiento que tiene la información como factor de riqueza y de acceso al bienestar.

Esto implica que la sociedad debe desarrollar no sólo nuevas capacidades productivas, sino, al mismo tiempo, una nueva estructura axiológica que facilite democratizar y distribuir una de nuestras grandes urgencias, una mejor distribución y equitativa de la riqueza que producimos todos.

Una educación pública, laica y gratuita de calidad con una profunda convicción incluyente y equitativa nos ayudará a enfrentar con menos incertidumbre el futuro de nuestro país, puntualizó.

Aprender de la historia es deber y responsabilidad, es derecho y obligación para asumir con eficiencia el compromiso corresponsable que tenemos maestros, padres de familia, sociedad, autoridades educativas y el Gobierno, de garantizar el interés superior de la niñez a tener una educación pública de calidad con equidad. Esto está contemplado y lo apuntala el nuevo modelo educativo que está en marcha.

La  educación obligatoria, una matrícula cercana a los 35 millones de alumnos, cerca de dos millones de maestros en más de 225 mil comunidades.

Intentar descalificar u oponerse a esta transformación desde el movimiento social, desde el sector privado o desde la coyuntura política, es hacerlo por desconocimiento, por ignorancia o por mala fe.