“Ningún estado por poderoso que sea puede imponer su voluntad”: EPN

voluntad

CDMX, (Notifax).- “Ningún Estado, por poderoso que sea, puede pretender imponer su voluntad en contra de los principios forjados por la comunidad internacional”, afirmó el Presidente Enrique Peña Nieto durante la ceremonia por el 50 aniversario de la Firma del Tratado de Tlatelolco.

Subrayó que en este acto los países de América Latina y El Caribe se reafirman como una región propositiva y comprometida con la paz mundial. “Compartimos -dijo- la visión de que las relaciones internacionales deben basarse en el derecho, el respeto y el diálogo, jamás en la intimidación o el uso de la fuerza”.

Durante la 25 Sesión de la Conferencia General del Organismo para la Proscripción de las Armas Nucleares en América Latina y El Caribe recalcó que si bien la región ha logrado desterrar este tipo de armamento ahora debe hacer mayores esfuerzos para alcanzar la seguridad y la paz en todas sus expresiones.

“Un gran reto es combatir el tráfico ilegal de armas, a nivel mundial 44% de las muertes violentas son provocadas por armas de fuego, cada año mueren alrededor de 740 mil personas a causa de armas pequeñas y ligeras.

“Nuestra región es una de las más afectadas por este flagelo, aunque hemos construido un andamiaje multilateral para evitar el tráfico de armas y municiones debemos redoblar esfuerzos particularmente para hacer efectivo el Tratado de Comercio de Armas”, demandó.

Peña Nieto hizo un llamado a las naciones latinoamericanas a refrendar su compromiso para que la región siga siendo una zona de paz y de desarrollo, libre de armas nucleares, pero también libre de violencia que continúe fortaleciéndose a través del diálogo, el derecho y la cooperación internacionales.

Asimismo agradeció el apoyo que ha recibido México en esta coyuntura internacional.

Puntualizó que los buenos amigos destacan en los momentos de dificultades y para los mexicanos “ha sido muy emotivo recibir su respaldo, es un gesto que valoramos enormemente”.

Recordó que entre octubre y noviembre de 1962 la crisis de los misiles estuvo cerca de desencadenar en conflicto mundial con repercusiones inimaginables. Indicó que este episodio motivo al presidente Adolfo López Mateos impulsar el desarme nuclear.

Destacó que le principal promotor de la no proliferación de armas nucleares en la región latinoamericana fue Alfonso García Robles, quien por ello recibió el Premio Nobel de la Paz en 1982.

“El Tratado de Tlatelolco es una de las contribuciones más contundentes, notorias y propositivas de nuestros países a la paz y estabilidad mundiales, puntualizó.