Ya no se pagarán pensiones a expresidentes.

CDMX, (Notifax). El próximo año ya no se incluirá, en el Presupuesto de Egresos de la Federación, las pensiones para ex presidentes de la República, afirmó, en conferencia de prensa, Andrés Manuel López Obrador, virtual presidente electo al tiempo que señaló: “No ofrecí cosas que no iba yo a cumplir”.

Asimismo, recalcó que si los ex mandatarios trabajaron más de 15 años tienen derecho a pensión del ISSSTE; si tienen más de 66 años. Tienen derecho al apoyo a adultos mayores.

Ante diputados y senadores electos de Morena, Partido del Trabajo y Encuentro Social presentó trece iniciativas prioritarias para llevar a cabo la cuarta transformación del país: algunas de ellas son:l

Dio a conocer que serán representantes del próximo Poder Ejecutivo un grupo encabezado por la futura secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero. Ese grupo quedará integrado por Julio Scherer Ibarra, futuro consejero jurídico de la Presidencia; y quienes serán secretarios de Seguridad Pública, Alfonso Durazo Montaño; de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval; Carlos Urzúa Macías, de Hacienda y Crédito Público; y de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán.

Elaborar el proyecto de reforma para terminar con fueros y privilegios, lo cual incluye modificar el Artículo 108 de la Constitución para agregar que puede ser juzgado el presidente en funciones por delitos de violación a las libertades electorales y por delitos de corrupción. Asimismo, suspender por completo fueros y privilegios para funcionarios públicos.

Reformar la ley para considerar delitos graves, sin derecho a libertad bajo fianza, la corrupción, el robo de combustibles y el fraude electoral en cualquiera de sus modalidades.

Reformar la Ley correspondiente para trasladar el Estado Mayor Presidencial a la Secretaría de la Defensa.

Establecer en el Artículo 3o. de la Constitución, el derecho a la educación pública y gratuita en todos los niveles escolares.

llevar a cabo los cambios en leyes, reglamentos, decretos o acuerdos para ajustar la estructura administrativa del gobierno al Plan de Austeridad Republicana, que implicará fusionar áreas, eliminar subsecretarías, direcciones y otros organismos, así como reagrupar a servidores públicos sindicalizados. Conviene aclarar que ningún trabajador de base será despedido.