Cuyutlán: un rincón para el surf

cuyutlan

Por Lorena Guzmán

Cuyutlán se localiza a 20 minutos de Colima por la autopista Manzanillo-Colima. Centro turístico famoso por la llamada “Ola Verde” que cada año entre abril y junio, las olas del mar llegan a alcanzar hasta 8 metros de altura, el cual atrae a miles de turistas y surfistas de todo el mundo.

En 1932 llegó una ola que alcanzó 20 metros de altura, la cual arrasó con todo lo que encontró. Afortunadamente ya no han llegado olas tan altas.

Actualmente hay numerosos hoteles, restaurantes de todas las categorías, pequeñas tiendas de artesanías y un malecón que une a la zona hotelera con la playa. Las sombrillas sobre la fina arena negra, ofrecen un lugar para descansar a la orilla del agua, mientras disfrutas de un coco natural o con ginebra, cocteles de mariscos y la especialidad de la casa, cachete de ballena blanca.

Campamento de Tortugas

Un atractivo de la zona es el campamento de tortugas Miguel Álvarez del Toro, que se encuentra a 2.5 kilómetros al sur del pueblo, donde podrás admirar el cuidado, recolección y reproducción de ésta apreciada especie marina.

El campamento es operado por biólogos de diversos países y voluntarios de la zona, quienes comprometidos por la conservación de tortugas marinas, han liberado a más de dos millones de crías durante 20 años que ya tiene el santuario.

En el mundo existen ocho especies de tortugas marinas, de las cuales tres de ellas llegan a las playas de Colima: la golfina, la negra y la laúd.

La golfina es la más abundante, mide 70 cm de diámetro aproximadamente; la negra mide 1 metro y pesa casi 90 kg; la laúd mide alrededor de 2 metros de diámetro y llega a pesar hasta 400 kg.

Este “ritual” es muy importante y tomado muy en serio por los biólogos y visitantes, pues las tortugas al probar con su cuerpecito la arena de la playa, registran en su memoria la textura y cuando son adultas y en edad de reproducción (a los 15 o 17 años) vuelven.

Cuando las tortugas llegan a desovar y antes de que regresen al mar los biólogos las miden, las registran y las marcan en una aleta con una placa metálica, esto para tener registros de cuántas y cuáles regresan cada año.

Los biólogos con mucho cuidado desentierran el nido y lo llevan a un área de incubación que está en la playa (frente al campamento) para su protección y vigilancia; entierran los huevos en un hoyo similar al original y le ponen una estaca donde anotan el número de nido y la cantidad de huevos; luego los dejan incubar durante 45 días aproximadamente y esperan el nacimiento de las crías.

A los nidos que están próximos a eclosionar, les colocan una mallita alrededor para que las crías no se vayan, pues corren el peligro de que en su trayecto al mar se las coman las gaviotas o los cangrejos.

Ya que las tortuguitas rompieron el huevo, los biólogos las colocan en una tina sin agua y después de dos horas las ponen en una de las albercas del campamento, donde permanecen durante dos o tres días y finalmente ser liberadas en el mar.

Las mayores liberaciones se hace entre los meses de junio y diciembre, cada sábado a las 3 de la tarde, los biólogos con la ayuda de los visitantes liberan crías para la conservación de las especies.

Dentro del centro también hay otras especies como cocodrilos e iguanas.

Estero Palo Verde

Un recorrido que no se debe omitir es por la laguna de 35 kilómetros de largo, paralela a la costa y los manglares del estero Paraíso, en donde se puede admirar el impresionante ecosistema de flora y fauna silvestre.

El recorrido está dentro del campamento de tortugas, tiene una duración de 45 minutos, pero puedes rentar una lancha que te lleva hasta mar abierto.

Es hecho por lugareños que te explican a detalle las más de 250 especies que ahí viven y hacen todo lo posible para que te lleves una linda foto, como la garza tricolor, el águila caracolera, patos, etc.

El costo por los 45 minutos es de $40 pesos por persona. La aportación de entrada al campamento, es de $30 pesos por persona.

Playa

Por ser una playa a mar abierto el oleaje es fuerte, por lo que es recomendable que observe los banderines que se colocan a lo largo de las playas para la seguridad de los visitantes, con los siguientes significados: rojo, peligro; amarillo, precaución y blanco, absoluta confianza para nadar. Un gran tip, si estas disfrutando tu día en la playa, disfruta de la puesta de sol, pero antes de que termine de ocultarse, CORRE, pues los moscos al obscurecer salen y atacan con todo.